Diálisis GUADIX

Innovación en Cuidados en diálisis de Guadix. Espacio colaborativo.

Tratamiento dietético del paciente diabético en hemodiálisis


La alimentación es aquella actividad que permite a las personas mantener un adecuado estado de salud y realizar las actividades cotidianas de su vida. Debemos considerar la alimentación como uno de los pilares fundamentales en el tratamiento de las enfermedades; sobre todo en el caso de las enfermedades crónicas como la Enfermedad Renal Crónica (ERC) y la Diabetes Mellitus (DM). Con un plan de alimentación adecuado a cada patología, se puede mejorar mucho el estilo y la calidad de vida de los pacientes, así como retrasar las complicaciones propias de la enfermedad.

En el caso de la ERC esta demostrado que con la aplicación de una dieta adaptada a cada una de las fases de la enfermedad se observan grandes mejorías en el estado físico, psicológico y social del paciente, lo cual repercute de manera favorable en su estado de salud.

El tipo de alimentación de los enfermos con ERC es muy específica, sobre todo en lo que se refiere a la roporción de macronutrientes y micronutrientes que pueden ingerir con respecto a una persona sana, por lo que se ha de modificar el tipo y la cantidad de alimentos que pueden tomar, así como las técnicas culinarias para su elaboración. Si a lo anterior le añadimos las restricciones que tienen en su alimentación como causa de la DM aún se complica y restringe más su dieta, lo que trae consigo que los enfermos no sepan qué y cómo comer.

Por todo esto, es necesario inculcar unos hábitos alimentarios adecuados a este tipo de pacientes, para que aprendan como tienen que nutrirse, transmitiendo al enfermo que su dieta no es tan distinta y restrictiva a la de una persona sana.

Los objetivos dietéticos para estos pacientes son:

1. • Prevenir los déficit nutricionales y procurar un buen estado nutricional, aportando suficientes proteínas.
2. • Mantener las cifras de glucemia dentro de los parámetros normales.
3. • Coordinar el horario de las comidas con el ejercicio físico, la medicación para la Diabetes y la sesión de diálisis.
4. • Proporcionar la energía suficiente a través de grasas e hidratos de carbono complejos, estos últimos deben suponer la base de su alimentación.
5. • Evitar los hidratos de carbono simples y los de alto índice glucémico.
6. • Limitar la ingesta de sodio para controlar hipertensión, la sed y evitar el edema.
7. • Controlar la ingesta de potasio para evitar posibles complicaciones.
8. • Controlar la ingesta de líquidos para evitar la excesiva ganancia de peso entre las sesiones de diálisis por su acumulación.
9. • Limitar la ingesta de fósforo y procurar una buena ingesta de calcio.

Hace algunos años al paciente diabético en hemodiálisis se le pautaban dietas muy restrictivas eliminando completamente los hidratos de carbono de su alimentación, tanto simples como complejos; no podían comer arroz, pasta, patata… además de tener que controlar las verduras, legumbres y frutas para el control del potasio. Con este tipo de dietas, la incidencia de desnutrición en estos pacientes era muy elevada, provocándoles un detrimento en su estilo y calidad de vida. Actualmente está demostrado que dar una dieta mas variada, incluyendo hidratos de carbono complejos, fundamentalmente arroz y pasta, mejoran sustancialmente el estado nutricional del paciente, lo que se traduce en una mejora en su estilo de vida, además de soportar mejor las sesiones de hemodiálisis.

A continuación se exponen unas recomendaciones nutricionales generales para estos pacientes:

1. • Leche y lácteos: 1⁄2 -1 ración al día. Lo más recomendable es de medio vaso de leche o 1 yogur para controlar el fósforo de la dieta. El tipo de leche más adecuada es la semidesnatada, ya que de esta manera reducimos la ingesta de grasa animal.
2. • Frutas: 1 ración al día. Estos pacientes pueden tomar 2 piezas medianas de fruta al día, eligiendo las que tienen poco contenido en potasio como la pera o la manzana. Está contraindicada la fruta en almíbar por la cantidad de azúcar que llevan en su preparación.
3. • Verduras: 1 ración al día. A todas las verduras hay que aplicarles la técnica del remojo y doble cocción para reducir al máximo la cantidad de potasio de estos alimentos.
4. • Azúcares y dulces: sólo en ocasiones especiales. Estos son los alimentos más contraindicados en estos pacientes, ya que la ingesta de estos alimentos les produce una elevación de los niveles de glucosa en sangre, provocándoles numerosas complicaciones propias de la Diabetes.
5. • Féculas y cereales: 5-6 raciones al día. El paciente diabético en hemodiálisis puede comer la misma cantidad de pasta y arroz que el paciente no diabético. Controlar la cantidad de pan para reducir la ingesta de fósforo.
6. • Legumbres: 1 vez por semana. Es conveniente combinarlas con arroz o patata para conseguir una proteína de alto valor biológico. Al igual que a las verduras hay que aplicarles el remojo y la doble cocción para eliminar gran parte del potasio de su composición.
7. • Carnes, huevos y pescados: 2 raciones al día. Es recomendable que en comida y cena haya presencia de estos alimentos para asegurar un adecuado consumo proteínico. Las carnes deben ser magras, eliminando toda la grasa visible de las mismas, eligiendo preferiblemente las carnes blancas como el pollo o pavo. En referencia a los pescados nos tenemos que decantar por los blancos, ya que éstos tienen menos cantidad de fósforo
8. • Grasas y aceites: 7 raciones al día. La fuente más adecuada de este grupo es el aceite de oliva, ya que provoca efectos benefi ciosos sobre los niveles de colesterol de nuestro organismo, disminuyendo así el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Este alimento, además de utilizarlo para cocinar nuestras comidas y cenas, también debería aparecer en el desayuno, almuerzo o merienda; por ejemplo en el desayuno en vez de consumir tostadas con mermelada (alimento contraindicado en el paciente diabético) se puede sustituir por tostadas con aceite de oliva. También han de llevar un adecuado control de los horarios de las ingestas. Es conveniente una adecuada coordinación entre las ingestas diarias, la medicación (insulina o antidiabéticos orales) y el ejercicio físico.
De esta manera podremos mantener la glucosa dentro de los parámetros normales y evitaremos las indeseables hipoglucemias.

Alberto Caverni Muñoz
Dietista-Nutricionista de ALCER EBRO

Fuente: http://diariodedialisis.wordpress.com

Visitas: 514

Etiquetas: alimentación, cuidados, dieta, diálisis, enfermedad, renal

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Diálisis GUADIX para añadir comentarios!

Participar en Diálisis GUADIX

Comentario por Maite Martínez Lao el noviembre 9, 2009 a las 5:52pm
De nada,..para mí se está abriendo un mundo totalmente desconocido,..y complicado!!
Comentario por rosa m nieto el noviembre 9, 2009 a las 5:37pm
Gracias Maite, es uno de los temas más complicados en diálisis y ni qué decir si a las dietas de Diálisis le sumamos las de Diabetes, hay que trabajar mucho el tema de la alimantación para que no sea tan restrictiva ni tan distinta a la de una persona sana.
Muchas gracias y un beso

Sobre

rosa m nieto creó esta red social en Ning.

© 2017   Creado por rosa m nieto.   Tecnología de

Reportar un problema  |  Términos de servicio